Vida y Estilo

¿Qué hay detrás de las grasas vegetales y su consumo?

Una de las prácticas que debemos tomar en cuenta es la de revisar la lista de ingredientes de los productos que compramos.

Desde hace varios años, una de las cosas que más se cuestionan los consumidores alrededor del mundo es “¿qué hay en lo que comemos?”; sin embargo, los malos hábitos , la practicidad y el crecimiento de los conglomerados industriales nos distraen de esa pregunta.

Durante la noche de este martes, la Secretaría de Economía (SE) emitió un comunicado en el que prohibía la venta de productos lácteos, enriquecidos con grasas vegetales y etiquetados como alimentos “elaborados con 100 por ciento de leche”.

Ante esta situación, empresas como LALA y Mondelez, respondieron que sus productos cuentan con los estándares establecidos por la ley; sin embargo, las empresas no negaron en sus respectivos documentos el uso de grasas vegetales como potenciador de sus productos lácteos.

Foto: Mondelez Internacional

La grasa en los alimentos lleva mucho de su sabor y le da una textura característica satisfactoria; si se eliminara la grasa por completo en un queso, produciría una textura y apariencia indeseable, parámetros reológicos alterados, falta de sabor y una mala calidad de conservación.

Sin embargo, las grasas saturadas y trans representan riegos para quienes las consumimos cotidianamente.

Las grasas saturadas se producen naturalmente en algunos productos animales. Esto incluye carne, pollo, huevos y productos lácteos, como queso, crema y leche entera. La palma, el coco y otros aceites tropicales, así como la manteca de cacao, contienen grasas saturadas.

Por su parte, las grasas trans se producen cuando los aceites líquidos se convierten en grasas sólidas. Este proceso se llama “hidrogenación”.

Las grasas trans se encuentran en muchos  alimentos procesados. Todas las compañías de alimentos tienen que incluir las grasas trans en las etiquetas de información nutricional. Sin embargo, los alimentos pueden tener hasta .5 gramos de grasas trans por porción y aún mostrar 0 gramos.

A menudo se encuentran en la comida rápida, los alimentos fritos y los aperitivos. También pueden estar en postres y productos horneados comerciales. Estas grasas pueden aumentar niveles de colesterol LDL (malo).

De acuerdo con la Secretaría de Salud, una de las prácticas que debemos tomar en cuenta es la de revisar la lista de ingredientes de los productos que compramos y tener en cuenta cuáles nos benefician o afectan.

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: